Alerta roja por la ola de calor: los funcionarios vascos pueden ausentarse del trabajo y Navarra está en alerta máxima