2019 marca el peor dato de los últimos ocho años en el balance de víctimas mortales de la violencia machista