El arzobispo de Granada compara la situación con la Ley del Aborto de los médicos a la vivida con Hitler