El 96% de las personas con cáncer y sus familias han encontrado dificultades para pedir una baja laboral