Una granizada inutiliza una pista del aeropuerto de El Prat, obligando a desviar decenas de vuelos