Mascarillas y calor, la peor combinación posible para un verano adelantado