La nueva normalidad en Galicia: siguen las mascarillas, la distancia y las limitaciones de aforo