Interminables colas para recoger comida en Vallecas, el barrio más castigado por la pandemia