Pedro Piqueras y su análisis de otro día en La Palma de emoción y tristeza ante el avance de la lava