El toque de queda divide a España: Madrid y Comunidad Valenciana plantean su aplicación, pero no todas las autonomías están convencidas