Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros con fines analíticos y para mostrarte publicidad personalizada (recopilan datos sobre tus gustos y perfil).

Si continúas navegando por el sitio, estás aceptando su uso.

Puedes rechazar la utilización de cookies u obtener más información al respecto en nuestra Política de Cookies

A través de cualquiera de las páginas webs del Grupo tiene la opción de personalizar las cookies tal y como desee.

Un estudio revela la falta de protección solar en una de cada cinco personas al broncearse

03/06/201916:15h.
  • En la época estival las consultas dermatológicas de urgencias se incrementan hasta un 50% por quemaduras

  • En España se diagnostican anualmente alrededor de 3.600 casos de melanomas

Ante los datos recientes obtenidos de la posible ineficacia de ciertas cremas solares infantiles, el comparador de seguros 'Acierto.com' ha realizado un estudio donde pone de manifiesto la falta de protección solar que una de cada cinco personas analizadas presenta a la hora de broncearse.

El empleo de cremas solares con menos factor de protección del adecuado o, incluso, la inexistencia de alguna de ellas como medida preventiva es un hecho constatado que la propia organización ha podido confirmar en varias de las personas encuestadas, donde se incrementan al mismo tiempo un 50% las consultas dermatológicas de urgencias al sufrir algún tipo de quemaduras, u otro tipo de lesiones en la piel.

Una cuestión que no debe, según los expertos, recaer en el olvido ya que estas dolencias provocan en muchos de los casos enfermedades como el cáncer de piel, debido a la exposición excesiva a la luz ultravioleta. En España se diagnostican unos 3.600 casos anuales de melanomas, el cáncer de piel que más preocupa. “El diagnóstico temprano es clave para la cura”, dicen los expertos.

Cifras que siguen preocupando a los especialistas al haber registrado un aumento del número de afectados en un 10% en el último año, convirtiendo la patología en uno de los problemas sanitarios de primer orden en España con aproximadamente 78.000 casos diagnosticados. También indican que hay que prestar especial atención a periodos como la infancia o las personas mayores, donde la radiación solar obtenida forma parte de alrededor del 80% de la radiación solar vital.

Escoger adecuadamente el protector solar

Entre las principales medidas preventivas, incluidas elegir bien las horas de exposición solar, los expertos aconsejan elegir una crema solar que proteja nuestra piel de los factores externos siendo preferible empezar por una gama alta e ir disminuyéndola en función de los resultados, así como utilizar cremas específicas como en el área facial más propensa a sufrir daños solares.

Del mismo modo, los dermatólogos indican que es prioritario revisar las fechas de caducidad de los productos de años anteriores para evitar la utilización de productos en mal estado que no reúnan los factores preventivos necesarios e incluso perjudiquen aún más la piel. La presencia del sello CE (que significa que ha pasado los controles de la Unión Europea) e identificar las diferencias entre protección UV y UVA, siendo la primera para evitar quemaduras y la segunda acelera el envejecimiento también es otra de las medidas a tener en cuenta.

Aplicación de crema solar en más de una ocasión, otra clave

Frente al descuido o la ignorancia de la sobreexposición solar, los especialistas recomiendan repetir la aplicación de crema solar "en más de una ocasión", al menos cada dos horas, para evitar quemaduras y lesiones dermatológicas después de sumergirnos en la piscina o en el mar.

También es importante administrar la protección solar media hora antes de tomar el sol para garantizar un efecto correcto de la misma para cubrir zonas sensibles como lunares o cicatrices y áreas a extremar la precaución como escote, cuello y rostro. Una vez finalizada la exposición solar, es necesario la utilización de cremas hidratantes para regenerar la zona de supuesto peligro.

Conviene tener cuidado también con los tatuajes temporales de henna; con los medicamentos fotosensibles; y con las horas de exposición -entre las 12 y las 16 horas es la franja más peligrosa-. Las prendas también deberán atender a estas indicaciones al utilizar tejidos transpirables, ligeros, que eviten rozaduras.