Las aerolíneas se rebelan contra la fila de asientos vacíos por el coronavirus