La princesa Leonor en su primer acto en solitario: nerviosa, tímida y poco expresiva