Así buscan los cuerpos de Anna y Tomás Gimeno: la zona está delimitada por el rastreo del móvil